top of page

6 consejos si eres principiante en pilates



En pilates se necesita tiempo para desarrollar fuerza y ​​conciencia corporal para lograr hacer los ejercicios perfectamente. Por eso, si eres principiante en el método, es normal que sientas tensión en el cuello, espalda baja o en los flexores de la cadera, en vez de sentir que trabajas los abdominales.


Para ayudarte con este desafío, hemos reunido los problemas más frecuentes que viven los principiantes de pilates y hemos creado soluciones creativas que te harán sentir el método mucho más accesible. Por otro lado, si eres una persona experimentada en pilates, estos consejos también te pueden ayudar a convertir algunos ejercicios en sofisticados.


  • No sentarse derecho

Si te cuesta sentarte con la columna erguida y las piernas extendidas, o sientes que tu espalda baja se redondea, intenta doblar las rodillas ligeramente. Otra opción es apoyarte en una almohada firme, un bloque de yoga o una torre de libros. Esto te ayudará a elevar la pelvis y cambiar el ángulo de tus piernas con relación a tu tronco.


  • Cabeza tensa al alzarla

Levantar la cabeza y el pecho del suelo es necesario para ejercicios como el Cien o la coordinación en la máquina Reformer, por eso, para que sea más fácil, coloca una toalla pequeña a lo largo de la colchoneta debajo de la espalda. Sostén las esquinas superiores para crear una hamaca, levanta los codos y mantén la cabeza relajada sobre la toalla. Otra opción en utilizar la herramienta del Magic Circle.


  • Incomodidad al acostarse boca arriba

Ejercicios como los círculos de piernas, reloj pélvico o pliegues de rodilla, pueden ser incómodos al estar acostados boca arriba. Tener la columna demasiada arqueada en esta posición dificulta la respiración, por eso, para llevar la barbilla hacia el pecho y abrir las vías respiratorias, coloca una toalla pequeña enrollada o una almohada debajo de la parte posterior de la cabeza. Esto alineará tu cuerpo y te permitirá respirar de manera óptima, Un overball también funciona siempre y cuando no este muy firme.


  • No poder levantarse del suelo

Muchos ejercicios de pilates comienzan echados boca arriba, por eso para levantarte puedes usar la fuerza de los brazos. Solo tienes que girar al costado y usar los brazos y manos para empujarte hasta quedar sentado.


  • Caderas y zona lumbar tensas

Mantener las rodillas dobladas es la solución. Opta por mantener las rodillas dobladas y los pies sobre el suelo cuando lo sea posible, incluso cuando los ejercicios comienzan echados boca arriba o los que se parezcan a los ejercicios de Roll Up y Teaser. También puedes mantener las rodillas dobladas al sentarte.


  • Muñecas sensibles

Si no puedes ejercer mucha presión en tus muñecas, enrolla el borde del mat para crear una elevación para las palmas de tus manos. Si estás en la posición de tabla, intenta usar los puños o baja hasta los antebrazos, así evitarás usar las manos. Por otro lado, si estás trabajando piernas, acostada de lado, evita apoyar la cabeza en la mano que está debajo, en vez de eso acuesta la cabeza sobre el brazo extendido.


Si implementas estos consejos y modificaciones en tus ejercicios de Pilates, podrás fortalecer tus abdominales, lo cual te ayudara a aliviar las tensiones de la espalda baja y cuello. Además, desarrollarás más tu flexibilidad porque comprenderás mejor los ejercicios, inclusive con el tiempo es posible que ya no necesites de estas modificaciones.


Si deseas practicar pilates para mejorar tu salud, te invitamos a nuestras sesiones de pilates presenciales, pues contamos con sesiones privadas, dueto o grupales. Sigue estos enlaces que te llevarán a nuestro WhatsApp:


Temas que te recomendamos:



Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page